Situación jurídica en Georgia


Georgia, igual que Ucrania, ha optado por legislar la maternidad subrogada. Su legislación es de 1997, y garantiza los derechos de los futuros padres. En este sentido, si un embrión concebido por una pareja como resultado de la aplicación de técnicas de reproducción asistida, es transferido dentro del cuerpo de otra mujer, los padres del niño serán la pareja. Con el consentimiento de la gestante en el certificado de nacimiento Georgiano constará directamente el nombre de los padres intencionales. Lamentablemente, el consulado Español no tendrá en cuenta este certificado, e inscribirán como madre del bebé a la gestante, siguiendo el principio (mater semper certa est), es decir la filiación de la madre se determina por el parto.

 

1. Ley en Georgia

Artículo 143. Sección b: La gestación subrogada se permite en el caso de que una mujer no tenga útero, con el propósito de conseguir la evolución y el crecimiento del embrión obtenido como resultado de su transferencia al útero de otra mujer, denominada “mujer gestante“.

Aunque este artículo manifieste como única condición la ausencia de útero, cualquier malformación o incapacidad médica para gestar permite llevar a cabo el proceso.

Para poder aplicar este método, es necesario tener un consentimiento por escrito de la pareja con intención de tener el hijo. Con este documento firmado se reconocerá, a ojos del gobierno georgiano, la paternidad de la pareja en el momento del parto.

En este país, la gestación subrogada solo se puede realizar en parejas heterosexuales casadas, excluyendo totalmente a las parejas homosexuales así como a las mujeres u hombres que buscan la maternidad/paternidad en solitario.
 

2. Requisitos

En cuanto a los requisitos para que los futuros padres puedan iniciar la gestación subrogada en Georgia, destacan los siguientes:

  • Ser un matrimonio heterosexual
  • Problema de fertilidad por el que se requiere la gestación subrogada


  • Por lo que respecta a las exigencias y la elección de la gestante, ésta ha de haber tenido ya un hijo propio y no superar los 35 años de edad. Además, se les escoge tener un nivel socio-económico medio-alto, evitando que la situación de pobreza sea el motivo por el que convertirse en gestante.

    También se somete a las gestantes a una serie de pruebas psicológicas que ayudan a filtrar aquellas mujeres cuya única motivación es la económica de aquellas que quieren ayudar.
 

3. Filiación española

Puesto que en España no está regulado el proceso de gestación por sustitución, y cualquier contrato que se firme será nulo tal como estable el precepto 10 de la LRTHA, y puesto que la maternidad se determina por el parto, inmutabilidad del principio “mater Semper certa est” cuando acudimos al registro civil español, en la partida de nacimiento española, sí que aparecerá la gestante, y el padre intencional que haya aportado su material genético.

En España, para poder registrar al bebé en el consulado español son necesarias:

La partida de nacimiento o parto, con en nombre de la gestante y del padre de intención: otorga la filiación al padre de intención y a la gestante.

La renuncia de la gestante: transfiere los derechos de maternidad de la gestante al padre de intención.

Una vez España la madre, podrá iniciar un proceso de adopción sobre el hijo biológico de su marido, procedimiento regulado en el apartado 2 del precepto 172 del Código Civil

Ventajas e Inconvenientes de Georgia


VENTAJASINCONVENIENTES
Es más barato que USA.No se obtiene una sentencia sino un partida de nacimiento con la apostilla de la Haya. El niño vendrá a nombre del padre, debiendo la madre comitente adoptar al niño, una vez en España. (tramite sin complicaciones).
Mayor cercanía. 4 horas de vueloNo existe Consulado de España ni embajada en Georgia, por lo que es preciso desplazarse a Turquía (Estambul) para inscribir al niño en el registro consular.
Los precios son algo superiores a Ucrania.
No se ofrecen programas cerrados con un número de implantaciones ilimitadas como sucede en Ucrania.
Sólo matrimonios heterosexuales casados.
La madre comitente debe demostrar con un certificado médico su imposibilidad de gestar, o que representa un grave riesgo para su salud.